Aprenda a cambiar el resorte de suspensión del vehículo

El resorte de suspensión es uno de los componentes más importantes para mantener la estabilidad del vehículo, garantizando comodidad y seguridad para el conductor y los pasajeros. Por tanto, entender cómo funciona este sistema es fundamental para cualquier mecánico que quiera realizar este tipo de mantenimiento. Para ayudarlo, hemos recopilado aquí información importante sobre el sistema de suspensión y las precauciones necesarias al realizar el mantenimiento. ¡Sigue leyendo!
Cómo cambiar el resorte de suspensión

¿Cuál es la función del resorte de suspensión?

La suspensión es el sistema encargado de mantener estable el vehículo durante todo el recorrido, incluidas las curvas y los desniveles del terreno. Por este motivo, es uno de los servicios más solicitados en los talleres mecánicos. Por tanto, es necesario conocerlo a fondo para realizar un buen servicio. Este sistema tiene varios componentes que trabajan juntos para garantizar la estabilidad del vehículo, uno de los cuales es el resorte de suspensión. También conocido como resorte de suspensión helicoidal, esta pieza se encarga de distribuir el peso del vehículo a lo largo del chasis, además de actuar en conjunto con los amortiguadores, recibiendo y disipando los impactos en el camino. Sin embargo, a diferencia de los amortiguadores, que solo funcionan cuando el automóvil está en movimiento, el resorte puede ser útil incluso cuando el automóvil está apagado. Eso es porque debe soportar peso y soportar cargas en cualquier situación. Además, ayuda a absorber los impactos y la oscilación del suelo, lo que garantiza que el conductor mantenga el manejo incluso en terrenos irregulares. Sin embargo, aunque está hecho de acero de alta calidad y es extremadamente duradero, el resorte de suspensión también puede tener fallas mecánicas. Por eso, el mecánico necesita conocimientos técnicos para resolver el problema con precisión y calidad.

¿Cómo identificar los problemas de los resortes de suspensión?

Para saber el momento de cambiar el resorte de suspensión, es necesario estar atento a las señales que presenta el vehículo. Sin embargo, es importante destacar que este tipo de problemas no siempre presenta ruido o ruido. Por lo tanto, una de las formas de descubrir el problema es realizar una prueba. Esta prueba analiza el funcionamiento del vehículo en diferentes terrenos y velocidades. Entre los signos más comunes de que el sistema de suspensión tiene problemas se encuentran:

Oscilación en curvas

Los resortes tienen la función de evitar que el vehículo salte, especialmente cuando se circula por terreno irregular. Sin embargo, cuando comienzan a fallar, el vehículo puede tocar fácilmente el suelo o experimentar fuertes baches en la suspensión al pasar por un agujero o baches.

Oscilación del freno y la aceleración

Cuando el resorte de suspensión está desgastado, el automóvil puede abandonar fácilmente el camino recto, especialmente al frenar y acelerar intensamente. En estos casos, es necesario cambiarlo lo antes posible para garantizar la seguridad del conductor y los pasajeros.

perdida de estabilidad

El muelle se encarga de garantizar la estabilidad del vehículo durante todo el desplazamiento, incluso en carreteras con desniveles. Entonces, si la dirección es inestable, es una señal de que el sistema de suspensión tiene problemas. Los amortiguadores también pueden mostrar algunos signos de que algo anda mal con el sistema de suspensión. Eso es porque, cuando comienza a perder eficiencia, el vehículo puede degradarse más allá de lo normal con una carga.

Oxidación de piezas

También es importante realizar una inspección visual para comprobar el estado de los resortes. Eso es porque uno de los problemas más graves es la oxidación, que compromete totalmente la función del componente. Este cuidado es sumamente importante, ya que la oxidación puede provocar la rotura de los materiales, provocando graves daños al vehículo e incluso al conductor. Además, es importante comprobar si hay defectos en la pintura, que es responsable de proteger la pieza de la oxidación.

rebaja del vehículo

Otro signo de que es necesario cambiar el muelle de suspensión es el descenso o pérdida de altura del vehículo. Eso es porque los resortes son los encargados de sostener el auto a cierta altura. Cuando se produce el descenso, puede ser una señal de que los resortes se están debilitando. En estos casos, el vehículo puede raspar en baches o zanjas. Esto puede causar daños importantes en la parte inferior, incluido el cárter de aceite, el eje del motor, la transmisión y otras partes que se encuentran en el piso del vehículo. Por este motivo, el desgaste del muelle del coche debe resolverse en la medida de lo posible para evitar problemas más graves.

Inclinar hacia un lado

Los resortes de suspensión también tienen la función de mantener el equilibrio entre los lados del vehículo. Por lo tanto, cuando se usan, un lado puede parecer más alto que el otro. Cuando esto ocurre, es necesario cambiar los resortes lo antes posible. Eso es porque también puede afectar la dirección, el frenado y la aceleración del vehículo.

Desgaste irregular de los neumáticos

Durante el cambio de aceite o la rotación de los neumáticos, es importante comprobar si los neumáticos presentan signos de desgaste irregular. Si, por casualidad, un lado tiene neumáticos más gastados que el otro, esto podría indicar un problema de suspensión. Una de las causas más comunes de esta desalineación es el desgaste del resorte, que deberá ser reemplazado. Además, es importante observar si existen fugas y deformaciones en otros componentes del conjunto de suspensión, además de los tubos, casquillos, racores y en el guardapolvo. Cuando un resorte de suspensión se desgasta o se rompe, debe reemplazarse lo antes posible. Sin embargo, esta tarea no es fácil. Por tanto, adquirir conocimientos técnicos para saber cómo cambiar el muelle del coche es fundamental. Después de realizar el servicio, aún se recomienda alinear la suspensión delantera.

Aprenda más con la Escuela de Mecánicos

Como puede ver arriba, para trabajar en el campo de la mecánica se necesitan conocimientos técnicos. Al fin y al cabo, con los avances tecnológicos del sector, es necesario prepararse para afrontar nuevas demandas. Entonces, si quieres entrar en este mercado, ¡cuenta con la Escuela de mecánicos! Fundada en 2011, la Escuela es un referente en el sector y capacita a profesionales calificados actuar en diversas áreas de la mecánica automotriz. Además de aprender los conceptos básicos de mecánica, puedes elegir un curso específico para Líneas Ligeras, Pesadas o Motocicletas, por ejemplo. Además, la Escuela también ofrece cursos de gestión empresarial y consultoría comercial. Obtenga más información sobre los cursos disponibles haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba